Javier Martínez en la Biblioteca Nacional

Jueves 4 de Junio, presentación de Pensá Positivo.

“Había algo que nos identificaba sin decirlo, seguramente por ser perseguidos y estar en contra del establishment. No había nada, sólo una contraseña no dicha de que la música era esta (…) En B.A. Rock eran pocos músicos pero eran tan importantes que trascendieron, son los Patricios del Rock Nacional.” La voz de Daniel Ripoll nos puso en clima de época a todos los que estábamos allí presentes, fueron las primeras palabras que anoté en mi agenda.

Llegué unos veinte minutos después de las 19.00 hs, hora prevista para el inicio de la presentación de Pensá positivo, el nuevo CD de Javier Martínez, luego de 16 años sin editar material nuevo. La cita se dio en el auditorio Jorge Luis Borges, en el 1° piso de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Quedaban pocos asientos y logré ubicarme en una de las últimas filas.

Ripoll continúa y explica poéticamente lo que es el ex Manal para la música argentina: “Junto con Luis Alberto Spinetta son como dos faros, con alcance lumínico y profundidad, Spinetta desde la estética y Javier desde el rigor”.

IMG_7538

En semicírculo sobre el escenario se ubican los invitados, como en una charla informal, como quienes ‘casualmente’ se encuentran y charlan de un tipo, no cualquiera: un músico que cambió la historia del rock nacional. A Ripoll, periodista editor de la revista Pelo y organizador del festival B.A. Rock, lo acompañan José Luis Fernández, bajista de La Máquina de Hacer Pájaros y productor de Pensá positivo; el compositor Pipo Lernoud, quien anteriormente había comentado sobre el contenido de las canciones de Manal, especialmente la profundidad de los temas; y su manager Fabio Scaturchio. Quien coordina el reportaje público es Gabriel Patrono, integrante del colectivo La Nave de los Sueños.

Entre el público,  está el reconocido productor Jorge Álvarez, fundador del sello Mandioca. Le acercan un micrófono y confiesa que Javier Martinez es el único músico al que le dan ganas de escuchar y “pocas cosas se pueden decir después de escuchar a este monstruo… “Lo que Javier da, lo da en cuentagotas”. Ojalá siga pensando, siga escribiendo (…) Señores, Javier Martínez junto a Luis Alberto Spinetta, Ale Medina y Gustavo Santaolalla son la cuna de un nuevo idioma, de una nueva manera de pensar.”

Con esta presentación se conmemora también los 50 años de Javier en la escena musical. Se retiran los invitados del escenario y se proyectan dos videos interpretados por Javier y sus músicos: Por la vuelta (José Tinelli) y La máquina del oro.

IMG_7542

IMG_7552

Al finalizar la última canción Patrono presenta a Javier, quien mantiene la vista hacia abajo y cuenta que el nombre del nuevo CD es una respuesta a la gran psicosis colectiva que se vive, “es un ataque de esperanza desesperado, si vale el oxímoron” dice.

Cuando se le pregunta por el tema-homenaje Pappo Blues, Martínez cuenta que vivía a 15 cuadras de su casa y que fue principalmente el blues lo que los unió. A diferencia de otras amistades, esta era una relación muy musical, explica. Para Javier, él era un pibe de la calle que tenía conclusiones válidas. Al hilo comienza a contar una anécdota, que forma parte de un episodio recurrente en su vida, sueños muy reales en los que de repente abre los ojos y se da cuenta que está en la cama. “Javier, abrime la puerta”, es Pappo, está afuera de su casa con un auto, él le responde que lo espere, “me levanto y voy a abrir”. Se viste y Pappo ya está adentro (“los sueños están filmados por un cineasta muy loco”, aclara), es un sueño en colores, muy realista… Javier le pregunta cómo está y él no dice una palabra: le responde con una mirada melancólica, reflexiva. “Yo sin saber que ya no estaba en este mundo, sin saber que era un sueño. Y ahí terminó el blues. Posteriori escribí el tema con Pino Callejas y Claudio Gabis.” Más allá de mi interés por el esoterismo, creo que este relato nos llegó a todos los que lo escuchamos, es la historia de una despedida de dos amigos, una despedida en otro plano.

Tengo la sensación de que Javier es así siempre, se muestra como es: sin filtros, auténtico. Tal como es, nos revela su sistema para componer, éste consiste en anotar argumentos y “delirios” en un cuaderno para después desarrollar la letra, por separado elabora la estructura musical. La estructura musical es fundamental, tiene que ser memorizable, y confiesa una obsesión por la melodía pura. También hace una reflexión sobre la canción, a la que define como un género mundial, por arriba de todos los géneros “Hay dos músicas, la buena y la mala, lo demás es todo verso”.

El reportaje deriva en la crítica de Pensá positivo, el músico manifiesta estar muy contento con el resultado final del disco porque el material no se parece a nada y eso es algo que realmente le preocupa a Martínez, generar algo distinto, “salir de lo de siempre: del solito de viola, de  ese mundo asfixiante del rock nacional”.

Luego de proyectarse una filmación en vivo de Pappo Blues, entra en escena Moris aclamado por el público, quien supo ser compañero de Javier Martínez en Los Beatniks. Recordó aquellos años en los que hacían tres shows por noche y la batería de doble bombo de Javier, que en ese momento nadie tenía.IMG_7587

La presentación culminó con la proyección de Basta de boludos y aplausos para el baterista, cantante y compositor. A la salida de la sala, la historia viva del rock nacional, saludó y firmó autógrafos a los presentes.

IMG_7600 IMG_7602

IMG_7621

Por Sofía Iualé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s